19/9/13

"Mule Variations" de Tom Waits: Atardecer Sureño

De Tom Waits me gustan cosas, no todo (tampoco lo he escuchado al completo), pero desde luego, puedo decir que es uno de esos artistas que ejercen una atracción poderosa en mí quizás por esa voz rasposa como lija del 30 que casi te daña el oído, quizás por esa facilidad para mezclar cosas raras y que le salgan bien o por las dos cosas a la vez, quién sabe...

Si hay un disco suyo que me atrae de manera hipnótica y casi mal sana es este "Mule Variations"(1999). Un disco que emana música sureña americana (entre el Blues y el Folk)  por todos los surcos del vinilo y de la voz abrasiva en grado superlativo de Tom Waits. Música para disfrutar al atardecer cuando el sol empieza a caer y la jornada de trabajo en el campo llega a su fin (aunque lo escuchemos tumbados en el sofá y no meciéndonos en el porche de un rancho).
No sé si es de lo mejor o de lo peor suyo, ni me importa. El caso es que con canciones más pegadizas unas y más raras otras (créanme que las hay raras de narices), este disco es para mí uno de esos descubrimientos tardíos que ahora disfruto y que hace unos años hubiera repelido.

¿Se atreven?




4/9/13

LA REALIDAD, MI REALIDAD AL MENOS...



La realidad, mi realidad al menos,  es una oscuridad sin grietas, es ese aire viciado de rencor que respiran nuestros cuerpos cuando están juntos. Mi piel desprende el hedor del engaño cuando te siento a mi lado…se vuelve lija si me rozas…si tus manos, en un descuido, se posan sobre mi vientre.

La oscuridad es tan densa que no alcanzo a ver la esperanza del mañana, tan solo una polilla que rompe el silencio asfixiante de la noche se lanza por instinto contra la luz, contra una débil luz que acabará por matarla…y su cuerpo feo e insignificante me recuerda  lo que queda de lo que fuimos.

Me encojo  en mi lado de la cama mientras alcantarillas rebosantes de reproches se desbordan por el suelo y subo los pies de un salto, asqueada por tocar esa mugre de acusaciones y culpas  que se esconde  bajo la alfombra. Me acurruco así, cubierta con mantas de resignación helada que no tapan la pena, que congelan los huesos y la voluntad, que no quitan ese frío, viscoso como una anguila,  que se adhiere a mi alma.


Mientras,  tú, ajeno a mi nausea… duermes.


Texto by Pulgacroft
Imagen tomada de Internet.



AVISO IMPORTANTE

Al haber cambiado la dirección de este blog, la nueva URL que se debe añadir para que se actualice correctamente si se quiere tener enlazado en un blogroll (la lista de blogs del lateral que solemos leer) es la siguiente (debe copiarse tal cual):

http://letricidiospremeditados.blogspot.com/feeds/posts/default?alt=rss